Envío gratuito a partir de 60 €

0 0,00

La cesta está vacía

TacticWARS

644618444

Compartir Twittear

La Cuarta Oscuridad ha llegado

06 agosto 2021

Terrinoth, la Tierra del Acero, ha estado tres veces al borde de la destrucción total a manos de sus antiguos enemigos. Se pudo poner freno al avance de las hordas voraces de los Uthuk Y’llan, a las legiones de no muertos de Waiqar el Traidor y al temible poderío de los Señores Dragón, únicamente gracias a los valientes héroes que les plantaron cara para salvaguardar Terrinoth. Los eruditos se refieren a estas tres épocas de lucha y caos como Las tres oscuridades, y temían la llegada de una Cuarta Oscuridad. Ese momento ha llegado, ya que los tres antiguos enemigos de Terrinoth se alzan una vez más. Seis héroes y sus aliados serán quienes tengan que proteger la baronía de Forthyn de la penumbra que trae esta nueva oscuridad.

La horda de langostas

Llovar Rutonu era un Caminante de los sueños de inmenso poder dotado de un don para la magia y una conexión con las fuerzas del reino maldito y demoníaco conocido como Ynfernael. Decidido a conquistar el mundo de Mennara para sus demoníacos aliados, reunió a una gran hueste de guerreros de su pueblo, los Uthuk Y’llan, junto a demonios, orcos, dragones y cualquier otro ser que quisiera luchar junto a él. A la época en la que Llovar y sus fuerzas lanzaron su ofensiva se la conoce como la Primera Oscuridad y constituyó un terrible conflicto que casi destruye toda la civilización. Solo el esfuerzo combinado del pueblo libre bajo el liderazgo del legendario mago Timmorran y el gran general Waiqar Sumarion impidió la victoria de los Uthuk, ya que la horda atacante fue obligada a emprender la vuelta a las Tierras Oscuras Ru.

Tocados por la oscuridad demoníaca de Ru y embriagados de frenesí asesino, los bersérkers de Uthuk han abandonado la disciplina y la formación, así como sus armaduras y escudos, dejando de lado el más mínimo impedimento que pueda frenar su precipitada carga hacia la batalla. Las Brujas de Sangre pueden leer el futuro en el torrente carmesí de una herida reciente. Con un solo gesto, pueden encender el corazón de una persona, haciendo hervir su sangre.

Waiqar y la horda inmortal

Tan solo unas décadas después de que Terrinoth evitara su destrucción a manos de Llovar y su horda demoníaca, tuvo que librar una nueva una guerra si quería sobrevivir. Waiqar, que había sido un poderoso general en la guerra contra Llovar y su horda, se volvió envidioso y desconfiaba de su aliado, Timmorran, y acabó sucumbiendo al encanto de la nigromancia y la magia oscura. La Segunda Oscuridad comenzó cuando él y sus Caballeros de la muerte emprendieron la búsqueda de las Estrellas de Timmorran, los restos fragmentados pero aún poderosos del potente artefacto mágico conocido como el Orbe Celestial. Durante seis años, los guerreros no muertos de Waiqar asolaron Terrinoth en su búsqueda, hasta que por fin Kellos, el Campeón sagrado, que sería adorado como un dios personificado, unió a los pueblos de Terrinoth y expulsó a Waiqar hasta sus dominios cubiertos por la niebla, la Decimotercera Baronía.

Un número incalculable de fantasmas y espíritus han caído bajo el dominio de Waiqar que controla a infinidad de espectros con una mano férrea y fría como la muerte. Estos seres, ecos de los vivos, rondan los rincones prohibidos de Terrinoth y atraen a otros hacia su misma perdición. Los cuerpos de los muertos pueden resultar tan mortíferos como sus espíritus cuando se levantan de sus tumbas llenos de odio hacia los vivos. Estos no muertos conservan gran parte de la pericia marcial que tenían en vida y además no se cansan como lo haría un guerrero normal, lo que los convierte en temibles oponentes en el campo de batalla.

Las legiones de los Señores Dragón

Casi quinientos años después de la derrota de Waiqar, los Señores Dragón hicieron caer una gran tormenta de garras y llamas sobre Terrinoth, movidos por el ansia de controlar la magia casi infinita de las Estrellas de Timmorran. Los dragones quemaron ciudades y mataron a decenas de grandes héroes que lucharon contra ellos valientemente a la desesperada. El calor torrencial y devorador de estos terribles invasores llegó hasta Mennara, los Antiguos Reyes fueron asesinados y sus reinos destruidos. Muchos de los pueblos de Terrinoth se unieron para hacer frente a los dragones, pero la guerra terminó tan repentinamente como había comenzado, cuando los dragones regresaron a su lejana patria cargados de los tesoros mágicos que habían conseguido.

Ahora, los heraldos de los híbridos de dragón vuelan con sus ágiles alas para anunciar el regreso de los Señores Dragón y, equipados con lanzas y escudos, subyugan a los pueblos libres de Terrinoth. Creados por la magia secreta de los Señores Dragón, estos híbridos presentan atributos de sus progenitores dragón pero bajo una forma humanoide, siendo así los soldados de a pie ideales para el ejército de los dragones. Sus filas se ven reforzadas por centuriones híbridos de dragón, dotados de un poder suficiente para rivalizar con cualquier dragón. Estos centuriones lideran la vanguardia de las fuerzas de los Señores Dragón y aterrorizan a cualquiera que ose desafiarlos.

Cae una nueva oscuridad

Largas sombras se proyectan sobre el suelo y el frío en el aire presagia que algo terrible se acerca. Las Tierras Oscuras Ru se agitan de nuevo y huestes demoníacas de guerreros avanzan sobre Terrinoth para sembrar el caos y la destrucción de nuevo. Cada día que pasa, la niebla que llega del norte engulle otra aldea más y se oyen los largos y distantes gritos a través de las colinas. En el lejano horizonte, el cielo se oscurece con la presencia de antiguos dragones que se alzan en vuelo llevados por sus poderosas alas. Mientras las viejas amenazas se ciernen de nuevo sobre la civilización, será una nueva generación de héroes la que tenga que salvar los reinos de Terrinoth. ¿Acudirás a su llamada?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Necesitas ayuda?