Envío gratuito a partir de 60 €

0 0,00

La cesta está vacía

TacticWARS

644618444

INICIOWargamesJuegos de miniaturasInfinityAcmon, Sergeant of Dactyls (2 Breaker Pistols)

-15%

Acmon, Sergeant of Dactyls (2 Breaker Pistols)

Infinity

Aleph

10,25 € 8,71 €

Comprar

Entrega en 3 - 5 días

Referencia: 280846-0543

Tipo: Wargames

Descripción

Ficha Técnica

Acmón (en griego clásico: Aκμον), asociado con el yunque, en la mitología griega fue uno de los tres Dáctilos frigios del monte Ida que estaban al servicio de la Gran Madre y que descubrieron el arte de forjar el hierro con fuego. En la Eneida de Virgilio, Acmón, hijo de Clitio, fue uno de los Eneidas, los compañeros de Eneas en su periplo hacia Italia tras la caída de Troya.

Notas del Aedo Tamiris para el Servicio de Información de la SSS: “Acmón es un auténtico artista de los explosivos y las demoliciones, un maestro indiscutible, dotado de un talento especial. Y como todo buen artista tiene sus rarezas. En su caso, un buen puñado de ellas. Ya sabes, todo a su alrededor tiene que estar ordenado, su equipo y también el tuyo, y no tendrá reparo en colocártelo sin preguntar antes. Todo lo que hace lo comprueba siempre dos veces. Se limpia las manos constantemente, pero nunca usa guantes, sus dedos deben tocarlo todo siempre, para no perder sensibilidad… la verdad es que hace falta tener paciencia con él. Pero si te paras a pensarlo, no es tan extraño: este tipo trabaja con explosivos de gran potencia, cualquier error lo haría saltar por los aires… Si yo tuviera que hacer lo que hace él, también me obsesionaría con todo ello… bueno, qué tontería, yo nunca me dedicaría a algo tan peligroso…

En la actualidad, Acmón es el ingeniero de combate de los Homéridas. Por supuesto, como ingeniero es perfectamente capaz de reparar equipo, pero los héroes de la Falange lo aprecian sobre todo por su habilidad en demoliciones, área en la que es un verdadero maestro. Lamentablemente, tanto talento implica también un cierto desequilibrio, que en su caso se manifiesta en un trastorno obsesivo-compulsivo. Como es tan bueno en su trabajo, sus compañeros Homéridas respetan y sufren sus manías, pero pobre de aquel que no lo haga, porque descubrirá que Acmón se toma sus obsesiones muy en serio. Tal y como le ocurrió aquella vez al Fusilero Angus que, durante una misión conjunta, no quiso cederle su asiento en la lanzadera, el tercero de la izquierda, hasta que, de repente, ¡se encontró con una Carga-D pegada al pecho y activada!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Necesitas ayuda?