Envío gratuito a partir de 60 €

0 0,00

La cesta está vacía

TacticWARS

644618444

INICIOWargamesJuegos de miniaturasInfinityMachaon, Myrmidon Doctor-Officer

-15%

Machaon, Myrmidon Doctor-Officer

Infinity

Aleph

9,25 € 7,86 €

Comprar

Entrega en 3 - 5 días

Referencia: 280837-0448

Tipo: Wargames

Descripción

Ficha técnica

Macaón (en griego clásico: Μαχάων, Makhaôn). En la mitología griega, hijo de Asclepio. Macaón era un médico y cirujano casi milagroso, con el don de curar cualquier herida, por grave que fuera. Héroe de la Guerra de Troya, comandó 40 naves y participó en numerosos combates. Algunas fuentes lo sitúan entre los guerreros ocultos en el caballo de Troya.

Notas del Aedo Tamiris para el Servicio de Información de la S.S.S. “Médico-guerrero de los Mirmidones, Macaón es un genio loco. Puede curar prácticamente cualquier herida y luchar como el más bravo de los héroes, pero es excéntrico y extravagante hasta el tuétano, huraño, desconfiado y de carácter muy, muy difícil.”

¿Qué sentido tiene un oficial médico en una unidad de asalto como son los Mirmidones? La verdad es que muy poco. Generalmente, la Sub-sección de Asalto delega las cuestiones de asistencia sanitaria en los eficientes Sofotectos, siempre con óptimos resultados. Por tanto, ¿cuál es la explicación a la presencia de este médico, único en su clase, entre los Mirmidones? Sólo ALEPH lo sabe. No está claro si Macaón fue un experimento premeditado, un ensayo de personalidad alternativa para los Aspectos de la Sub-sección de Asalto. O si, por el contrario, no sería un fruto obtenido al azar por los programas de combinación aleatoria de patrones de personalidad que utiliza ALEPH para crear sus Aspectos.

Ya fuera por una causa u otra, Macaón mostró desde siempre una gran curiosidad por la investigación médica. Hasta el punto de que, durante su instrucción, se descubrió que había falseado un certificado de usuario de los laboratorios del campamento. Sin embargo, a instancias de la mismísima ALEPH, se le permitió que continuara con sus estudios. Aunque la severa disciplina de la Sub-sección habría de dictaminar que dicho consentimiento estuviera estrictamente supeditado a su deber como guerrero Mirmidón.

Espoleado por este condicionante, Macaón se aplicó con una intensidad obsesiva en todas aquellas batallas en las que participó, destacando gracias a su excepcional inteligencia en combate. Y es que, una vez inmerso en la batalla, Macaón se transforma y se convierte en todo lo que uno espera del oficial Mirmidón más veterano. De tal modo, el excéntrico Macaón pasaría a formar parte del grupo de héroes particulares de Aquiles, siendo aceptado entre sus amigos y oficiales de confianza, aunque con ciertas reservas…

¿Por qué esas reservas? Lo cierto es que algo salió mal cuando se forjó el Aspecto, la personalidad, de Macaón. No se puede decir que esté loco, pero desde luego mentalmente no es muy estable. Es obsesivo, paranoide, compulsivo y a menudo su gran capacidad para el pensamiento no lineal es… demasiado no lineal para los que le rodean. Hay una anécdota que tal vez sirva de ejemplo…

Una vez, en el frente de Paradiso, durante una pausa entre combates, Macaón se encontraba en la linde de la selva, recogiendo hierbas medicinales, cuando se cruzó con una patrulla panoceánica. El oficial al mando, al verlo agachado a cuatro patas entre los matorrales, se burló de él. Macaón, aullando, lo mandó a la mierda y le lanzó lo primero que tuvo a mano, en este caso, una caja de bio-apósitos. Puede que no parezca muy peligroso, incluso podría parecer gracioso, pero la combinación de un Lhost tan potente como el de Macaón junto con su experiencia en combate, dio como resultado que el oficial casi perdiera un ojo. Y la única razón por la que el oficial no perdió dicho ojo fue porque Macaón lo atendió allí mismo, usando las plantas que había estado recolectando, junto con la peligrosa caja de bio-apósitos, y alguno de los esotéricos dispositivos de su misteriosa mochila médica. Y todo ello mientras organizaba a gritos a los atribulados Fusileros de la patrulla, para que prepararan una evacuación médica. La sanción recibida por este ataque sólo serviría para empecinar aún más el excéntrico e inestable carácter de nuestro agresivo médico-guerrero…

En realidad, éste debe de ser uno de los incidentes más amables de los muchos que jalonan su dossier. Macaón es un guerrero respetado, no tiene rival como médico de campaña y puede asumir el mando de cualquier unidad de combate. Pero, con un historial como el suyo, lleno de anécdotas como la anterior… ¿podrías culpar a alguien por tacharlo de loco?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Necesitas ayuda?