Envío gratuito a partir de 60 €

0 0,00

La cesta está vacía

TacticWARS

644618444

-15%

Ajax the Great

Infinity

Aleph

19,95 € 16,96 €

Comprar

Entrega en 3 - 5 días

Referencia: 280828-0387

Tipo: Wargames

Descripción

Ficha técnica

Aquí tienes un nuevo personaje especial para el ejército sectorial mirmidón. Aleph creó a Áyax como prototipo de Aquiles, ¡pero este ferozmente masivo guerrero honra su propia leyenda!

Áyax, también conocido como Áyax el Grande o Áyax Telamonio, fue un héroe legendario de la mitología griega. Rey-guerrero de Salamina e hijo de Telamón, participó en la guerra de Troya y fue descrito por Homero en la Ilíada como el más alto de los guerreros aqueos, sólo superado en fuerza y destreza por su primo Aquiles. Valiente y testarudo, sería uno de los principales capitanes griegos en el sitio a Troya, aunque no tan hábil como Aquiles u Odiseo. Áyax, pilar del ejército aqueo, destaca por ser el único héroe de la Ilíada que no recibió ayuda de dios alguno.

Notas del Aedo Tamiris para el Servicio de Información de la S.S.S.: Áyax es la muralla imbatible de la Sub-sección de Asalto. Seguro que no se trata de su oficial más brillante, pero sí el más duro. Una montaña, un auténtico coloso en la batalla.

Al contrario de lo que muchos creen, Áyax, uno de los más grandes héroes de los Mirmidones de la Sub-sección de Asalto, no es una Recreación de ALEPH. Nacido con el nombre de Gláboro DG-056, este Mirmidón de peculiar historia se ganaría el apodo de Áyax el Grande en combate, con sudor y, sobre todo, sangre.

Gláboro DG-056 fue el primer éxito del Proyecto: "Precursor", aunque tan sólo un éxito parcial. "Precursor" era el nombre de la primera fase del Proyecto Experimental: “Guerrero” que fraguaría el prototipo AR-1, el fabuloso Lhost en el que se descargaría Aquiles.

El camino hacia AR-1 fue largo, muy largo, con decenas de Lhosts experimentales desarrollados en busca del T.A.G. humanoide perfecto. La lista de obstáculos de la etapa de desarrollo era interminable. La potencia de los micromotores integrados en las articulaciones debía equilibrarse con la resistencia estructural de la osamenta reforzada, y con el peso del blindaje y de todos los sistemas extra. Pero el hardware no deja de ser mecánica… la sutileza, el arte, se encuentra en el software, el bioware y el wetware. Y aquí fue donde se produjo el fallo. La multiplicidad de enlaces neuronales necesarios para procesar la información que suministraba el avanzado cuerpo de Gláboro DG-056 provocó una sobrecarga sensorial que rompió el delicado equilibrio de su wetware. El resultado fue que Gláboro disponía de un Lhost tan soberbio como colosal, fuerte y resistente, pero con un cerebro biosintético incapaz de alcanzar su potencial más pleno. En este cuerpo, Gláboro DG-056 sería un guerrero excepcional, pero nunca el genio táctico que ALEPH necesitaba. Resultaba evidente que la IA tendría que dejar a Gláboro de lado y desarrollar un Aspecto muy especial para continuar el Proyecto: "Guerrero".

No obstante, la inversión en Gláboro DG-056 y en su cuerpo no podía ser desperdiciada. Al fin y al cabo, el buen Gláboro suponía un éxito absoluto en el plano físico. Se le sometió a una intensa batería de pruebas, y el conocimiento obtenido sería la fragua del futuro Aquiles.

Terminada la fase de pruebas, Gláboro DG-056 fue enviado rápidamente al teatro de operaciones de Paradiso, donde empezó a forjarse su leyenda. Su imponente estatura, su fuerza colosal y su arrojo e ímpetu ante el enemigo, lo convertían en un ariete humano al que todos los Mirmidones seguían sin dudar. En medio del fragor de la batalla es donde Gláboro se convirtió en un líder, y donde los Mirmidones, empapados de la cultura griega, le otorgaron el apelativo de Áyax el Grande.

Desde entonces, el nombre de Gláboro DG-056 fue relegado a los informes oficiales, y Áyax el nombre que los Mirmidones coreaban al cargar contra el enemigo. Áyax se convirtió en un guerrero tan valioso como inesperado, de modo que ALEPH se ocupó de que siempre hubiera un cuerpo de la serie “Precursor” disponible para él. Ni siquiera la llegada posterior de Aquiles, con su carisma y liderazgo innato, eclipsó a Áyax, capaz de brillar por sí mismo en el caos del combate. Y cada vez que la Sub-sección de Asalto prescinde de sutilezas tácticas y requiere de violencia y brutalidad aplicada en plena línea del frente, Áyax el Grande es la bestia elegida para comandar la marea de acero de sus Mirmidones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Necesitas ayuda?