Envío gratuito a partir de 60 €

0 0,00

La cesta está vacía

TacticWARS

644618444

INICIOWargamesJuegos de miniaturasInfinityWildcats, Polyvalent Tactical Unit (Spitfire)

-15%

Wildcats, Polyvalent Tactical Unit (Spitfire)

Infinity

Nómadas

9,25 € 7,86 €

Comprar

Entrega en 3 - 5 días

Referencia: 280557-0376

Tipo: Wargames

Descripción

Ficha técnica

“Misión adelante. Ya conocéis los parámetros operativos: ni prisioneros ni negociación. Entramos, matamos y nos vamos.”

Sargento Artillero Charles Mucavele, Unidad Wildcats. Raid sobre la estación de I+D Starborn-3, supuestamente vinculada a ALEPH. Conflicto Fantasma.

Probablemente no hayáis oído hablar nunca de los Soldados Mkuki, y tampoco os resulten familiares las Barabara Vita, o “Guerras de las Carreteras”, que asolaron parte de África en los días previos a la construcción del Ascensor Espacial de África Oriental. Ahora son una nota al pie en las páginas de la Historia, pero en su momento fueron una tragedia tan brutal como todas las habituales por aquellos tiempos en el continente africano. En aquella época, las diferentes corporaciones competían entre sí trazando vías de comunicación hacia el Ascensor Espacial. Rutas que atravesaban territorios tribales ancestrales, por lo que se instruía y armaba a tribus rivales para que expulsaran a sus pobladores y despejaran el camino de las nuevas carreteras, o asesinaran a los obreros de las otras compañías. Los métodos de estas tropas irregulares eran salvajes y se les conocía como Soldados Mkuki (“lanza” en swahili) por la costumbre de ensartar a sus víctimas para inspirar terror en el resto de la población. Los Soldados Mkuki fueron declarados criminales de guerra y desbandados. Algunos pagaron por sus crímenes, pero otros muchos se ocultaron entre la población de desplazados por las obras del Ascensor Espacial.

Por supuesto, es fácil imaginar que algunos de ellos acabaron en Lazareto, el módulo de refugiados de Corregidor, donde trataron de establecer una pequeña red de extorsión. Detenidos por los Alguaciles, los Mkuki llamarían la atención de Sarmiento, el “General Mexicano”. De aquellas, Sarmiento estaba muy interesado en establecer una unidad de choque móvil y especializada, que Corregidor pudiera ofrecer en el mercado mercenario como complemento a sus Alguaciles. De modo que les permitió escoger entre su proyecto militar, o salir de paseo por la esclusa de vacío, sin traje espacial alguno. Los que aceptaron la propuesta de Sarmiento fueron instruidos en técnicas avanzadas de combate, que combinaron con su experiencia en los conflictos africanos. Así se forjaron los Wildcats, un grupo formado por los mayores cabronazos surgidos de las guerras tribales africanas, que se pulió en conflictos a lo largo de toda la Esfera Humana, trabajando siempre por los intereses de Corregidor, ya sea bajo bandera Nómada... o al servicio del mejor postor.

Ahora las cosas han cambiado. Ya no queda ninguno de aquellos Mkuki, pero la unidad sigue reclutando cabronazos, tíos que preferiblemente se hayan curtido en peleas callejeras en Corregidor, o que hayan tenido una dura vida de trabajo en el espacio, sometiéndolos a un riguroso entrenamiento. Porque lo que no ha cambiado para los Wildcats es el tipo de misiones que ejecutan: siempre prioritarias, de alto riesgo, y requiriendo contacto hostil con el enemigo, sin importar si es al servicio de la Fuerza Militar Nómada o bajo contrato.

En el Mando Jurisdiccional de Corregidor, los Wildcats carecen de glamour: no son agentes encubiertos como los Intruders, no son los héroes de los niños como los Tomcats, no ejecutan despliegues transorbitales a alta velocidad como los Hellcats. Sólo tienen su reputación, la reputación de que son diestros en matar. Los Wildcats se han especializado en la tarea básica del soldado, disparo, movimiento y trabajo en equipo, hasta ejecutarlo con total perfección y maestría. En los archivos de la S.S.S. aparecen descritos como “tiradores expertos que actúan sincronizados con absoluta precisión”. Los Wildcats son los tíos del trabajo sucio y duro, el mercenario perfecto, que puede ejecutar cualquier operación y no hace preguntas. Su misión es entrar en combate y mantener siempre un alto nivel de agresividad operativa con el fin de destruir la capacidad operativa del enemigo. En otras palabras: entrar arrasando y no dar cuartel. Auténticos gatos rabiosos, de ahí su nombre...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Necesitas ayuda?