Envío gratuito a partir de 60 €

0 0,00

La cesta está vacía

TacticWARS

644618444

Compartir Twittear

La montaña no cae

25 abril 2018

Entre los Grandes Clanes de Rokugán, pocos son tan conscientes del coste de las batallas como el Cangrejo. El Cangrejo defiende al imperio de la oscuridad que yace más allá de la Muralla Kaiu. Siempre vigilante, el Cangrejo es el clan más defensivo de Rokugán que forma un escudo impenetrable y defiende al Imperio Esmeralda de los horrores que hay más allá. En este artículo, Joe Habes, uno de los primeros jugadores que consiguió llegar a Hatamoto durante el Festival Kiku Matsuri, nos da su visión de cómo jugar con este clan en Leyenda de los Cinco Anillos el juego de cartas.

Resistir ante la Oscuridad

Durante casi mil años, el Clan Cangrejo ha resistido contra la oscuridad. Los samuráis del Cangrejo han luchado contra hordas de goblins y monstruosidades que la mayoría de mortales no pueden ni imaginar, y han resistido y muerto por el imperio. No luchan contra este mal para decir que pueden hacerlo, ya que la bravuconería se la dejamos a la Grulla, ni luchamos por la gloria del combate que el León ansía constantemente. No, el Cangrejo lucha porque ese es su deber. Lucha porque tiene que hacerlo. Luchan porque los demás clanes no pueden enfrentarse a esos horrores y sobrevivir. Ser un Cangrejo significa que debes resistir interminables adversidades, luchando contra probabilidades imposibles, para que el resto del imperio pueda dormir tranquilamente por las noches. Para llegar a ser un Cangrejo, hay que aprender cuando hay que ganar y cuando no se puede perder. Esa es la esencia del Cangrejo.

Así, el Cangrejo no está interesado en la corte, en su lugar centran su esfuerzo en defender el imperio. Los magistrados y cortesanos de la capital rara vez aprecian el trabajo que hace el Cangrejo. En su lugar pasan los días discutiendo entre ellos por tonterías sin importancia. Los Cangrejo son considerados como unos brutos por el resto de clanes, pero sencillamente, no saben ver la realidad de la vida que llevan.

Resistencia

Lo primero que aprende un Cangrejo es la resistencia que hace falta para mantener la mayor estructura contra las Tierras Sombrías de la historia de Rokugán. Cartas como Indulto, Guerrero de vanguardia y Mina de hierro hacen que los miembros del clan aguanten mucho más en batalla que los de cualquier otro clan. De hecho, muchos otros guerreros, especialmente de las montañas del norte, hacen todo lo que pueden por imitarles. Gracias a esta capacidad, el Cangrejo puede mantener un ejército poderoso mientras acumula destino que puede usar para capacidades con gran impacto, algo que otros clanes no podrían hacer. Mientras el ejército del adversario se debilita con el tiempo, el Cangrejo se hace incluso más fuerte.

Lo siguiente que se aprende es el sacrificio. Cada día en la Muralla es una prueba. Se enfrentan a poderosos demonios antinaturales y mantener la moral es vital para el éxito. Por ese motivo el compañerismo entre los Cangrejo es de máxima importancia. Incluso los mejores guerreros no pueden combatir para siempre. Cuando les llega su momento, el Cangrejo tiene formas de conseguir algún beneficio cuando pierde a un guerrero.

Cartas como Gunso estoico, Cazadora de brujas tenas, la Senda del Cangrejo y Pira funeraria, los personajes Cangrejo-inclinados sin destino y que no tienen forma de seguir en la batalla pueden ser sacrificados en beneficio del clan. Se pueden usar para fortalecer a los suyos, darles una segunda oportunidad o sencillamente dar recursos adicionales, todos los guerreros Cangrejo pueden ayudar al clan una última vez antes de abandonar el campo de batalla.

Defender la Muralla

Cuando la mayoría de los rokuganí piensan en arte, imaginan origami, pinturas y bordados. Pero para el Cangrejo solo hay belleza en aquello que sirve para un propósito, como una Mina de hierro, de la que se pueden conseguir recursos valiosos; una Pira funeraria en la que purificar el cuerpo de los muertos; un distrito comercial donde adquirir suministros para ayudar en la protección del imperio. Para el Cangrejo, los recursos son la única forma de arte verdadero.

El Cangrejo, además de tener varios personajes que se benefician de los recursos, tienen varios recursos que son tan valiosos que está dispuesto a reconstruirlos si el enemigo consigue destruirlos. Gracias al evento Reconstrucción, el Cangrejo puede devolver un recurso de la pila de descarte a una provincia que no esté rota. Esto se puede usar para activar por sorpresa a algunos de los personajes. Kaiu Shuichi puede ganar destino, Yasuki astuto robar cartas y el Guardián Hida puede reforzar a otros personajes. Además, también permite el uso repetidamente y a voluntad de los varios recursos de los que dispone el Cangrejo. La Mina de hierro puede usarse varias veces, aumentando la resistencia del Cangrejo. Otros posibles objetivos pueden ser el Distrito Karada para el control de los accesorios, Terreno favorable para la movilidad en combate y Pira funeraria o Almacén imperial para robar más cartas.

Indestructible

El Clan Cangrejo es especialmente capaz a la hora de doblarse sin romperse. Es posible que no ganen cada conflicto en el que participan, pero su eficiencia a la hora de defender sus tierras fuerza al enemigo a gastar más recursos de lo habitual. Ya sean personajes, accesorios o eventos, los enemigos necesitarán hacer más gasto para conquistar las tierras Cangrejo que ante cualquier otro adversario. Cartas como Defender la Muralla, Shiro Nishiyama, La montaña no cae y Defensora de las tierras fronterizas hacen que su primera línea se enfrente a los atacantes y los repelan sacrificando pocos recursos.

Gracias a estos atributos, el Clan Cangrejo es muy duro para sus adversarios. La eficacia con la que defiende sus tierras obliga al atacante a gastar más cartas de la mano si quiere romper una provincia. El Comandante de la guardia hace que cada carta usada por el enemigo le cueste honor. Si el adversario decide apostar más alto durante la fase de robo, está potencialmente perdiendo honor para robar más cartas y también al jugarlas ante un Comandante. Atacar a los que defienden el imperio es un acto deshonroso, y el adversario puede perder el favor del Emperador antes de alcanza la fortaleza Cangrejo.

Los Cangrejo tienen el honor de luchar junto al Gran Oso, Hida Kisada. Aunque no habla mucho, sus acciones hablan por sí mismas. Es tan intimidante que su misma presencia causa miedo incluso a los más grandes combatientes. La primera acción llevada a cabo contra el Clan Cangrejo en un conflicto se cancela mientas Hida Kisada esté en juego, a menos que el Cangrejo haya perdido un conflicto en esa fase. Esto no solo aumenta la eficacia del Clan en combate, también puede pillar desprevenido a algún adversario que juegue alguna capacidad sin reparar en la presencia de Kisada en el campo de batalla.

No necesitan gloria

No hay que confundirse, no se puede ganar mucha gloria en las tierras Cangrejo. La mayoría de los personajes no tienen ningún interés en la gloria. Luchar por el Clan Cangrejo es olvidarse de los refinamientos de los que muchos habitantes del imperio creen que son típicos de Rokugán. Sin embargo, al hacerlo, descansan tranquilos sabiendo que, a pesar de lo que piensen los demás, seguirán cada día protegiendo sus vidas de la verdadera amenaza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Necesitas ayuda?