Envío gratuito a partir de 60 €

0 0,00

La cesta está vacía

TacticWARS

644618444

Compartir Twittear

Establece tu dominio sobre el Japón feudal

07 febrero 2017

Samurái es un juego de colocación de fichas del reconocido diseñador Reiner Knizia, en el que de dos a cuatro jugadores asumen el papel de daimios que intentan dominar el Japón feudal.

Mediante la colocación estratégica de tus fichas, establecerás tu influencia sobre otros señores menores, la producción de arroz y los líderes religiosos de la región. Sin embargo, a veces esto no es suficiente para asegurar tu dominio y cimentar tu posición, ¡así que tendrás que enviar a tus samurái!

Una nación dividida

Samurái presenta las cuatro islas principales de Japón en un detallado tablero modular que está dividido en secciones principales. En una partida de dos jugadores se compite por el dominio de Honshu. Al añadir más jugadores, el tablero crece. El enfrentamiento entre tres jugadores se extiende hacia el sur desde Honshu hasta Shikoku y Kyushu, y entre cuatro jugadores se amplía hacia el norte hasta Hokkaido. Cada una de estas islas está dividida en espacios hexagonales que pertenecen a uno de los tres tipos existentes: Tierra, Población y Mar.

Tipos de hexágonos y castas: Tierra, Población, Mar, Buda, Castillo y Arroz.

Al principio de la partida los jugadores colocan las miniaturas de casta en el tablero, turnándose para repartirlas entre las poblaciones de la nación. Hay tres tipos de miniaturas de casta, cada una de ellas representa a un grupo clave de gente que debes ganarte para tu causa.

La miniatura de Buda representa a la religión, la miniatura de Arroz representa al comercio, y por último la miniatura de Castillo representa al poder militar.

Una vez colocadas todas las miniaturas de casta en el mapa, tienes que idear alguna estrategia para ganártelas. Al final de la partida, el jugador que haya ganado más miniaturas de una casta es el líder de esa casta, y el jugador que haya ganado más castas es el vencedor.

Asegura tus defensas y aprovecha las debilidades

Las reglas de Samurái se aprenden en unos minutos, pero desarrollar estrategias para ganar puede llevarte mucho tiempo. Cada turno puedes jugar una ficha de la mano en un hexágono de tierra vacío. Las fichas que colocas sirven para apoyar tu reclamación sobre los recursos equivalentes de las poblaciones adyacentes.

Una ficha de Buda suma su valor numérico para reclamar una miniatura de la casta de religión. La ficha de Arroz lo hace para las miniaturas de casta de comercio y la ficha de Castillo hace lo propio con las miniaturas de casta militar.

En cuanto se coloca una ficha en el último hexágono de tierra desocupado adyacente a una población, esa población se considera capturada y los jugadores determinan quién gana las miniaturas de casta, resolviendo la captura de cada una por separado.

Por ejemplo, en una partida de cuatro jugadores, el jugador rojo puede colocar una ficha de arroz de valor dos en el último hexágono desocupado adyacente a una ciudad con una miniatura de Buda y una de Arroz. Esta acción captura la ciudad, y los jugadores comprueban quién tiene más influencia para cada miniatura de casta. El jugador rojo tiene la única ficha adyacente con influencia sobre el Arroz, así que se la lleva.

Sin embargo, tanto el jugador dorado como el morado tienen 4 puntos de influencia religiosa en los hexágonos adyacentes mientras que el verde solo tiene 3 puntos. Ya que el dorado y el morado empatan, nadie consigue la miniatura de casta y se retira del juego. Así que con una sola jugada el jugador rojo se ha hecho con una miniatura de Arroz y se ha asegurado que nadie consigue la miniatura de Buda


 
En Samurái, la colocación estratégica y oportuna de las fichas lo es todo, siempre hay oportunidades de colocar trampas para los oponentes, y golpear con rapidez y decisión una vez que exponen sus debilidades.

La senda del Samurái

La mayor parte de las veces, colocar trampas y sorprender a los enemigos se basa en el uso de las tres fichas comodín del juego: la fichas de Samurái, de Barco y de Ronin.


 
Las fichas básicas proporcionan su influencia a una única casta, mientras que las fichas comodín lo hacen para todas las castas de una población. Es más, las fichas de Barco son las únicas que pueden colocarse en un hexágono de mar, y tanto las fichas de Barco como las de Ronin tienen un icono con un carácter japonés que representa el icono rápido, y que significa que estas fichas no cuentan para el límite de colocar solo una ficha por turno. Así, cuando veas que el enemigo deja una población valiosa a tu alcance, ¡puedes usar estas valiosas fichas para hacer una captura por sorpresa!

En el ejemplo ilustrado en las siguientes imágenes, vemos el uso de las fichas comodín y del icono rápido, demostrando el valor que tienen para conseguir golpes de efecto muy lucrativos.

Una vez que el jugador verde ha colocado una ficha de Buda con valor 3, el jugador dorado podría colocar una ficha de Buda con valor 4 para rodear la población de la derecha y ganar la miniatura de casta de Religión, pero hay una opción mejor.

Primero, coloca una ficha de Ronin con valor 1 bajo la población que solo tiene una miniatura de Buda, aprovechar que la ficha de Ronin tiene el icono rápida y no cuenta para el límite de una ficha cada turno, y seguir jugando.

Ahora puede colocar la ficha de Buda con valor 4 entre las dos poblaciones y dejar ambas rodeadas. Gana las dos miniaturas de Buda, y el jugador rojo gana la miniatura de Arroz por el valor de su ficha, todo en una única jugada.

No pierdas la oportunidad de viajar a la época en que Japón estaba dividido entre clanes en guerra. Demuestra que tienes la sabiduría para ganarte el aprecio de los Samurái, ¡y podrás unificar la nación!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

¿Necesitas ayuda?